Fetichismo: orgullo y prejuicio

La Luna de Arola

Footfetish | Arola Poch

No son infrecuentes comentarios del tipo “me siento raro cuando expreso mi admiración por los pies femeninos. Me siento raro porque conozco poca gente que comparta mi gusto y porque me lo han dicho o me lo han hecho sentir”. Si bien es cierto que cada vez somos más los que proclamamos una sexualidad abierta, diversa, donde cada uno pueda disfrutar con lo que más le gusta, también es cierto que sigue pesando sobre las prácticas eróticas alternativas esa losa de “pervertido”, “desviado”, “extraño”. Y aunque a algunos eso de ser pervertidos les pone, para otros es un calificativo que limita mucho su felicidad sexual.

Ver la entrada original 979 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s